México Ida y Vuelta

Para mi primer viaje de misión, no tenía idea de qué esperar. Siempre escuché sobre las grandes experiencias de cambio de vida que todos debían tener, así que decidí intentarlo. Creo que tuve un comienzo difícil, pero tenía fe en Dios que todo se acomodará en su lugar. 

La primera mañana comenzó como mi peor pesadilla. El tiempo pasaba, no tenía paciencia, cuando de repente Andrés se dio cuenta de que no tenía el documento de aprobación de mis padres para viajar. Solo pensando que no podría ir en este viaje, me rompía el corazón en pedazos. Tenía muchas ganas en ir a este viaje, no sabía qué hacer. Tan pronto el grupo se dio cuenta, todos estaban haciendo todo lo posible para ayudar con la situación. No puedo explicar la sensación de ver a tanta gente preocupada por mi participación en este viaje. Esto realmente me hizo darme cuenta de que Dios hace milagros, y me dio la oportunidad de unirme con un grupo increíble en este viaje. 

Una gran parte de nuestro tiempo que pasamos en México fue trabajar con la iglesia para ayudar con la Escuela Bíblica de Verano. Cada día nos levantábamos temprano y caminábamos a la iglesia, dándonos tiempo para compartir y tener conversaciones íntimas antes de comenzar EBV. El tema para el verano fue “Conéctate con Jesús.” Me sorprendió ver a casi más de 60 niños emocionados de tener la oportunidad de estar allí. Comenzamos con los niños cantando algunos temas de las canciones, “Eres Rey” fue el favorito de todos. Después de eso, nos dividimos en nuestros grupos, cada uno con su propio nombre creativo como Technokids, Gamers, Microchips o Cibernautas. ¡Pudimos participar en algunas actividades con los niños, ver obras de teatro e incluso hacer ejercicio! El enfoque de las lecciones fue pasar más tiempo con Dios y la Biblia, en lugar de entretenerse en las redes sociales, la tecnología y nuestros dispositivos. Sobre todo, con tantas cosas para en una semana, pudimos impactar a otros, incluidos adultos y niños, mostrando y compartiendo el amor de Dios, de la misma manera que Jesús nos manda en Mateo 28:19:

“Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones …”

Aparte de eso, sentí que Dios me puso en este viaje para marcar la diferencia ya que tengo el don de ser bilingüe. Nunca antes había tenido tanta gente que me pidiera ayuda debido a sus diferentes barreras de lenguaje. Batalle cuando me presionaban, y fue lo que me hizo dudar mi habilidad para traducir. Especialmente el miércoles por la noche, cuando nos invitaron a asistir a la Reunión de Mujeres. Me pidieron traducir a mis compañeros de equipo que estarían en el servicio, pero aún no confiaba en mí misma. Salmo 121:3 dice, “No permitirá que tu pie resbale; jamás duerme el que te cuida.” Muy pronto, supe que Dios pondría mis habilidades a trabajar dándome otra oportunidad, que era traducir una oración privada. Tan pronto que me dieron la oportunidad, la aproveché. Aunque fue un ataque de nervios, sabía que Él me ayudaría a superar esto ya que nunca se ha apartado de mi lado.

Una de mis partes favoritas fue lo amables, intencionales y hospitalarios que eran unos con los otros. No importa lo que cada familia haya hecho, nos recibieron con los brazos abiertos y con un gran hogar. Dedicamos una tarde a repartir volantes invitando a otros a la iglesia, lo cual fue una gran bendición. Me acercó más a conocerlos a ellos, a sus hijos, y cómo llegaron a conocer a Cristo. Sentí que la mano de Dios estaba sobre nosotros, especialmente cuando los esfuerzos de nuestros grupos impactaron tan tremendamente, que 3 de nuestras hermanas tomaron la decisión de aceptar a Jesús como su Salvador. Al hacer esto, honramos el mandamiento en Mateo 28:19:

“Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”

Al final, me gustaría decir que este viaje misionero cambió mi vida. Fue una experiencia reveladora porque soy una persona normal tanto como cualquier otra persona, pero creo que Dios tiene un plan para que hagamos mucho más de lo que esperamos en este mundo. Nunca olvidaré que todo lo que hacemos es para Él. Estoy haciendo esto por Dios; Para compartir Su palabra y dejar que otros sepan que Él está aquí.


Other Posts You Might Like:

Witness - Laurie Templeton

Called to Serve - Bob Bentley

It’s Friday, but Sunday’s Coming: A Reflection on the REST Retreat - Beau Davis

RECOGNIZING my need - Andres Badillo

Congregational Survey - Ross Thomson

cr

cr

on the journeybaby dedication

Location
McKinney at Cardinal

101 Cardinal Drive
Denton, TX 76209

940.387.4355

map

Worship Schedule
Sunday Morning
9:00 - Worship
9:35 - Children's Church
10:45 - Worship
11:20 - Children's Classes
Wednesday Evening
5:30 - Dinner (during school)
6:30 - Passion Worship
6:30 - Celebrate Recovery
7:00 - Classes/Small Groups

Children are dismissed during the sermon to attend children's church or classes. Sunday morning adult class times vary.


More Singing Oaks Websites
youthcmccc

icon_bulletin View Worship Bulletin

icon_listen Listen to Sermons

icon_listenMember Login

icon_bulletin Resources